El último fin de semana de noviembre, y tras quince años sin pisar Córdoba, Silvia Süller (cincuenta y ocho) viajó a la Sabia para hacer una presencia en el boliche gay Zen. Y claro, su presencia no pasó inadvertida: la vedette revolucionó el sitio, se sacó fotografías con sus entusiastas y hasta repartió piquitos.

“¿Estuviste a los besos?”, averiguó el cronista de la gaceta Pronto. Y aclaró con el humor que la caracteriza: “Uy, no, ¡por favor! Fue en chiste eso, no pasó a mayores. Calculá que estaba la esposa al lado del señor. El tipo es un dueño de campos en la zona de Chazón, una localidad del interior de Córdoba, mas no pasó nada. Yo siempre y en toda circunstancia le doy picos a la gente. La mujer del tipo estaba chocha y no paraba de sacarme fotografías. Las mujeres no tienen inconvenientes conmigo”, afirmó Silvia, narrando el entretenido episodio con el señor y su mujer que le sacó numerosas fotografías con el celular para inmortalizar el instante.

Gozando de la vida y de la soltería, Süller sorprendió “Cerré las puertas del amor completamente. Lo más esencial en la vida es tener salud y pasarla bien. Mas el amor ya no. Ya lo viví, sé lo que es. Estoy de vuelta de la vida, y por múltiples veces ya. No estoy para enamorarme nuevamente y iniciar de cero”. al confesar que no está en sus planes apostar de nuevo a una pareja:

Alén de este paso fugaz por Córdoba, Silvia va a hacer temporada veraniega en Mar del Plata, urbe balnearia en la que se presentará con el espectáculo Estrellas Nac & Pop al lado de Rosa de Pasión de Sábado.